Historias de Vida: Luchando contra el cáncer.

El impacto emocional que suele causar el cáncer no solo en quien lo padece, sino en su entorno familiar y social es gigante. Incluso, abrirse para hablar sobre el tema, aunque no suele ser fácil, es hoy un poco más usual, pues es una enfermedad tan extendida que no es raro el hecho de que directa o indirectamente haya tocado en algún momento nuestro círculo más cercano. 

Hoy, durante el día mundial de la lucha contra el cáncer, Viviana, una joven y valiente mujer comparte con nosotros su experiencia. Nos cuenta desde su perspectiva como pelear contra esta enfermedad al lado de su ser más amado, ha cambiado su vida. 

Aparte de ser bella y carismática Viviana a sus veintiún años ha tenido que luchar al lado de su madre contra el cáncer y todo lo que implica. Al mismo tiempo, llenarse de fortaleza para seguir adelante trabajando duro y costear un tratamiento que en este país resulta impagable para una enorme mayoría. 

Su testimonio representa solo uno de los muchos casos de guerreros y guerreras que batallan durante años contra este asesino que devora vidas y destruye familias. Desde nuestra casa admiramos la fuerza de Viviana y la consideramos un ejemplo a seguir de resiliencia y temple. 

¿Hace cuánto que tu madre padece la enfermedad? 

Viviana: Mi mamá sufrió de gastritis desde muy joven, se hizo muchos exámenes desde esa época hace unos tres años, luego de unos exámenes de rutina los médicos le explicaron que el helicobacter pylori le quemó el 70% del estómago. En ese momento fue cuando le diagnosticaron cáncer de estómago etapa 3. 

¿Cómo fue el momento en que te enteraste? 

Vivianafue muy duro para toda mi familia, todos estábamos aterrados porque no lo esperábamos, siempre pensamos que era su gastritis. Ella estaba tan afectada ese día que no creía que iba a superarlo y no quería en ese momento someterse a ningún tratamiento. 

Cuéntanos un poco sobre lo que ha pasado desde ese momento hasta hoy. 

VivianaBueno, el proceso ha sido largo porque han sido tres años y en ese tiempo han pasado muchísimas cosas… Después que a mi mamá le diagnosticaron el cáncer, le dijeron que tenía que iniciar urgentemente con el tratamiento, empezó las quimioterapias, la verdad fue muy duro verla en ese estado, le hicieron quimioterapias durante un año y fue terrible verla tan débil.  

Desde esos días le dijimos que contaba con su familia, que lucháramos juntos y que podía lograrlo. Era un cáncer etapa 3, pero que no perdiéramos la esperanza. A pesar de lo duro que ha sido, ella siempre se ha mantenido con una sonrisa en el rostro, intentando no perder el ánimo, ha sido una guerrera. 

Luego de eso le hicieron más exámenes para ver cómo había evolucionado el tratamiento y se dieron cuenta que el cáncer se había expandido hacia el cuello uterino, le hicieron una cirugía que salió muy bien, luego le suspendieron las quimios. 

Siguió un tratamiento con medicamentos costosos, los gastos se incrementaron de manera impresionante, en ese tiempo me ganaba el mínimo como secretaria y era imposible cubrir gastos con ese salario. 

Pasó el tiempo y hace un año la situación de mi mamá se volvió más grave, el cáncer se extendió de nuevo hacia el cuello uterino y hacia la tiroides. 

Ya la situación se volvió desesperante porque yo sentía que no estaba haciendo lo suficiente por ella, durante la cuarentena le hicieron una cirugía para extirparle la tiroides, le dañaron una cuerda vocal y en una convulsión sufrió daño neurológico grave, quedó en silla de ruedas y con una dificultad horrible para respirar. 

Durante esa etapa empecé a trabajar en Alba solo con la mentalidad de ayudar a mi mamá para que no le faltara nada, gracias a esto, en medio de todo lo que ha pasado desde hace tres años tuvimos el periodo de tranquilidad, hasta hace apenas 6 meses cuando luego de otros exámenes detectaron tumores en el brazo y encontraron que el cáncer se está regando hacia la sangre y los huesos. 

Los doctores nunca han dado muchas esperanzas, de hecho, se muestran sorprendidos porque desde el principio le dieron un año de vida máximo, y ya lleva tres peleando contra esta enfermedad, no nos rendimos. 

¿cómo ha sido costear esta enfermedad? 

VivianaA nivel económico ha sido bastante complicado, nosotros que hemos sido una familia humilde, mi papá ha trabajado en el campo toda su vida, mi mamá antes de esto trabajaba en restaurantes, no hemos tenido los recursos para pagar algo así, la E.P.S. cubre una parte, pero el tratamiento es demasiado costoso, y eso es algo que me hace pensar, ¿Qué hace la gente que no tiene nada? Se dejan morir, por eso decidimos luchar.  

Un consejo para quienes se encuentren en tu situación 

Viviana: Desde mi experiencia mi consejo es que luchen, que no se dejen devastar por esto, que tengan siempre mentalidad positiva, si esa situación llega a su familia no se dejen doblegar, mire a mi mamá lleva tres años peleando y la sonrisa no se le borra del rostro, yo seguiré haciéndolo todo por ella. 

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.