El diario de una modelo webcam

img articulo8 diario de una modelo webcam alba studio

Salomé, de enfermera en un hospital a una sala de chat con juguetes eróticos

Asistía a enfermos y les acompañaba en su pesar hasta su recuperación desde la habitación de un hospital al sur de Bogotá en Colombia, semanas después ya estaba en otra habitación sobre una cama doble con sábanas de seda de color beige, un juguete erótico en su mano derecha que movía con todo placer y una computadora con una cámara de vídeo al frente chateando con un desconocido de acento español.

Esta es la vida de “Salomé” que le cambió rotundamente, tras una decisión que tomó y que, no fue nada fácil cambiar su vida de enfermera a modelo webcam. Relató que esta elección la hizo por buscar mejores ingresos económicos, reconociendo que su ambición empañado por la necesidad la empujaron a este negocio de entretenimiento para adultos.

Mientras se expresaba recordó que sus ingresos como enfermera no le alcanzaba para asumir todos los gastos: arriendo, el sustento de su madre enferma y su hijo pequeño. Fue luego que, a través de una amiga conoció sobre el modelaje webcam, en ese entonces amplió la información a través de las redes sociales.

“En mi familia no saben a lo que me dedico, ya llegará el momento en que se los confiese. Ellos creen que laboro en una empresa de telemarketing. Pero si puedo decir que desde que soy modelo webcam, puedo comprarle las medicinas a mi mamá y cumplir con su tratamiento para combatir el cáncer, y a mi hijo no le faltan sus alimentos”, dijo la joven.

La modelo, de 25 años de edad, compartió su experiencia, su rutina diaria y los beneficios que le ha dejado esta actividad laboral. Su día comienza en su casa atendiendo a su familia. Luego, en el confort del estudio web, atiende a los fans que se conectan en demanda de buen entretenimiento. Lo hacen desde varios países, en especial de España.

Contó que cuando inició estuvo desorientada, pues lo hacía desde un estudio que conoció por internet, pero su experiencia no fue tan buena ante la falta de acompañamiento para ayudarle a impulsar su carrera como modelo web. Meses después, conoció otro estudio webcam en Colombia, donde el cambio fue de 360° porque encontró todo lo que buscaba.

“Los espacios son hermosos, las habitaciones son un lujo. Tienen una buena plataforma que garantiza la conexión a cualquier hora y brindan asesoría para que no te pierdas ni te desanimes. Dedico 8 horas al día, en algunas ocasiones hasta 12 horas. Al principio no es fácil, tienes que tener una mente fuerte, mucha psicología y automotivación. A veces, con un usuario he servido hasta de consejera, puedo pasar horas conversando con la persona”.

Otra experiencia de Salomé ha sido viajar, conocer países que nunca imaginó como Argentina, Luxemburgo y Alemania. En dos años de trabajo, como modelo webcam pudo comprar un apartamento pequeño. Su hijo ahora asiste a una mejor escuela y la salud de su madre ha mejorado significativamente.

Ya no tiene que hacer guardias dobles en el hospital, ni atender a enfermos a domicilio. Eso quedó atrás, en el pasado. Ahora como modelo webcam dispone de su propio tiempo, busca espacio para la actividad física, cuidarse más de sí misma, además de atender a su niño.

En este tiempo ha compartido su experiencia con otras jóvenes colombianas e incluso con migrantes venezolanas. “Las mujeres venezolanas son lindas. Siempre ganan los concursos de belleza mundiales. El Miss Mundo, el Miss Universo. Ellas están llegando a Colombia, sin trabajo y sin dinero”, destacó Salomé.

Agregó que conoció algunas migrantes que se han incorporado al modelaje webcam. “Ahora pueden ayudar a sus familiares que se quedaron atrás. Yo estoy contenta y me siento bien de trabajar como modelo webcam, sobre todo poder hacerlo desde un estudio con profesionales”.

Con un tono de seguridad expresó que continuará apostando por el modelaje webcam como su nueva profesión y mejor modo de vida. “En dos años he logrado lo que tal vez no hubiese alcanzado en diez años como enfermera de un hospital”.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.